4 de noviembre de 2008

Noviembre...

Hay dos meses del año que me gustan muy poco, uno es Noviembre...

¿Qué podemos pedirle a un mes que comienza con la festividad de todos los santos? Un día que consiste en visitar cementerios para el cual las abuelas se pasan toda la semana preparando los panteones familiares para que sean los más limpios y relucientes del lugar…

Y eso no es todo, como la gran mayoría de las festividades religiosas, el negocio está presente: En este día se concursa a ver qué ramo es el más colorido, grande, caro…y en los pueblos como el mío la gente se pone sus mejores ropas, se va rumbo al cementerio, hace largas colas para aparcar y una vez allí copa de flores los panteones, pasea de arriba abajo, saluda al vecindario, lee los epitafios de los que hace poco han fallecido y poco más…resumiendo...un dineral gastado para que en un par de días las flores se sequen o pudran y los nichos terminen oliendo a ambientador barato...entonces tocará volver a visitar el cementerio, limpiar los restos de flores que el día 1 se pusieron de manera compulsiva y cambiar las flores secas (lo que quede de ellas) por flores artificiales horteras de todo a 100 que tendrán que esperar hasta el año siguiente, al aniversario o al cumpleaños para verse relegadas por flores auténticas…

En mi caso, este año no tenía previsto visitar ningún cementerio pero será cosa de la edad o las ganas de pasar unas horas con mi madre y con mi abuela lo que me llevó a visitar los dos cementerios familiares…y fue (exceptuando que no tuve que hacer cola con el coche para entrar) igual que siempre... y es que, esta tradición como tantas otras, está cayendo en el olvido, la media de edad de los que visitan el cementerio ese día está sobre los 70 años y lo peor del caso es que esas personas están más cerca de pasarse allí el resto de la eternidad que de ir de visita…

La imagen fue la misma que recuerdo desde que era pequeña...si hay un lugar que no cambia con el paso del tiempo ese es el cementerio, un sitio frío, áspero,triste...que te hace ser consciente de la fugacidad de la vida...nos recuerda que estamos de paso...pero tambien sirve para ser optimistas, disfrutar el día a día e intentar ser felices con las pequeñas cosas…



...CaRpE DiEm...

2 comentarios:

Rafa dijo...

Que trajica te veo Mire, jeje.

Yo prefiero ver el Dia 1 de Noviembre como un día para el recuerdo, sin más, creo que seas o no católico, se trata de una tradición popular, un modo de expresar cariño y añoranza por los que ya no están.

Respecto al tema económico, si, llevas razón, es un gastazo, pero diselo al sector de la floricultura, muy importante por cierto en Cehegín (dicen que el mas importante en la Región) y la venta de flores, esos dias hacen la mitad de las ventas de todo un año.

Distintas formas de verlo, jeje.

A ver si llega diciembre y estas mas +.

Un abrazo.

Rafa

Los Pilares de la Tierra dijo...

No te quito razón... es preferible ir cualquier día del año menos el 1 de noviembre, que es imposible.

Pero prefiero esta tradición nuestra antes que la invasión de "jalogüines" contra la que es imposible luchar.

Y por el horizonte se divisa ya la invasión del papánoel.... ¿sabes lo que te digo? ¡¡¡ QUE VIVAN LOS REYES MAGOS !!! por más republicana que sea... me encantan estos tres monarcas...

 
Blogger design by suckmylolly.com